Viejas leyendas: Subaru Cosworth STI

noticias

Cuando en una ecuación automovilística aparecen la variables ‘deportivo’ y ‘japonés’ el resultado suele ser un vehículo de lo más divertido. El Subaru WRX STI es un claro ejemplo de ello. Pero unos años antes de que llegase la actual versión del mismo tuvimos la oportunidad de conocer una edición especial bautizada como Subaru Cosworth Impreza STI CS400, o Subaru Cosworth STI, como fue conocida popularmente. Fue el primer coche de calle en lucir oficialmente el nombre de Cosworth en 13 años.

Cada una de las 75 unidades que se fabricaron de esta bestia salieron de las instalaciones de Cosworth, donde fueron objeto de un minucioso trabajo manual que no sólo afectó al motor. Construido sobre la carrocería de cinco puertas era un coche muy extremo, aunque con homologación para la calle. Su estética exterior se caracterizaba por un frontal con diversos cambios protagonizados por el paragolpes y la calandra. También tenía unas salidas de escape cromadas en la zaga, además de logotipos de Cosworth. Las llantas, por su parte, eran de 18 pulgadas y aleación ultraligera.

El interior de este Subaru Cosworth STI también presentaba algunos sutiles pero efectivos cambios. El más evidente tenía lugar en los asientos Recaro, que ahora lucían una nueva tapicería con algunas partes acabadas en Piano Black. Todas las unidades salieron con el volante a la derecha.

Subaru Cosworth STI, una bestia deportiva

 
 

El motor bóxer de 2.5 litros original fue retocado por Cosworth, tanto que de los 309 CV de serie pasó a ofrecer la friolera de 395, mientras que su par máximo se estiró hasta los 540 Nm. La aceleración que anunciaba la bestia japonesa tras esta transformación era un 0 a 100 km/h en 3,7 segundos. Diversos cambios mecánicos y una reprogramación de la centralita electrónica tuvieron la culpa.

El extra de testosterona del motor del Subaru Cosworth STI trajo consigo unas modificaciones a nivel de chasis y componentes que tenían como fin poder aprovechar ese caballaje extra. Por ejemplo contaba con un sistema de frenos AP Racing con discos de 355 mm delante y un sistema de amortiguación Bilstein. Se modificó también el ancho de vías, añadiendo 12 mm, mientras que la carrocería se acercaba 10 mm más al suelo. Con todo ello se ganó en estabilidad y, por tanto, ofrecía un paso por curva mucho más eficaz y seguro.

Nos queda hablar del precio del coche, que como buena pieza exclusiva no era para nada barato. Es más, prácticamente doblaba lo que costaba el modelo convencional. Para disfrutar del Subaru Cosworth STI había que pagar 49.995 libras, que al cambio actual son poco más de 55.000 euros.

 

Fuente consultada: www.autobild.es